Historia
15 Jul 2022
By: OIM España

Me llamo Rashid Lambarki y vengo de Marruecos. Vivo en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Yo vine a España con un solo objetivo: convertirme en un Chef de cocina, ese es mi sueño. He realizado un curso y actualmente estoy trabajando en la cocina de un restaurante de mi ciudad. Mi lema: “Lo conseguiré”.

Pasé por un centro de menores hasta que cumplí la mayoría de edad y decidí quedarme, sobre todo, por la tranquilidad. Es lo que más me gusta de Andalucía.

Ser migrante para mí es algo que no existe. Yo no veo la diferencia, todos somos personas. Creo que es importante entender que no siempre se migra por necesidad económica; hay quien lo hace para ver mundo, o para conocer a otras personas, de otros lugares. La diversidad la entiendo como que no hay “banderas”, el origen es lo de menos, ya que ante todo somos personas.

El Mensaje que me gustaría compartir con el mundo, especialmente a los jóvenes, es que hay que tener un objetivo en la cabeza.” Yo puedo ser lo que yo quiera”, pero hay que trabajar para alcanzar ese sueño.

Lo que más me llamó la atención fue el idioma, las costumbres, las múltiples religiones y, sobre todo, la forma que tenía la gente de relacionarse. Resumiría mi experiencia en Andalucía con tres palabras: responsabilidad, tranquilidad y humildad.

Tengo un montón de amigos andaluces, de Jerez. Unos me presentan a otros y así.

Al estar lejos de mi hogar he aprendido, sobre todo, que los golpes de la vida enseñan. He aprendido responsabilidad sobre mí mismo: aquí no hay padres que te puedan dar consejos. Te tienes que valer por ti mismo. Si no lo haces, no lo consigues. No niego la ayuda porque es importante la oportunidad. Si haces las cosas mal, te salen mal; si haces las cosas bien, te salen bien.

En mi tiempo libre me gusta hacer pesas, pero no en gimnasio, lo hago con cualquier cosa y en cualquier lugar. También me gusta salir con mis amigos, pero no soy de fiesta, sino de salir a comer o a dar un paseo. Mi familia está muy orgullosa de mí. Vine con mi hermana y cuido de ella.

El mensaje que me gustaría compartir con el mundo, especialmente a los jóvenes, es que hay que tener un objetivo en la cabeza. "Yo puedo ser lo que yo quiera”, pero hay que trabajar para alcanzar ese sueño.