Historia
21 Sep 2022
By: OIM España

Me llamo Morad, soy de Larache, Marruecos, y hace 20 años que llegué a Sevilla con mi familia. Me considero una persona sencilla, con las ideas claras y que con los años y la experiencia he aprendido a tener una mente fuerte, a ser constante y honesto.

Recuerdo muy bien el día que dejé mi casa en Marruecos, a pesar de que tenía solo ocho años. Todo fue muy rápido, de un día para otro, y no pude despedirme de mis profesores o de mis vecinos. Cuando llegué a España, me sentía extraño porque todo era muy diferente, me preguntaba cuando volvería a ver a mi abuela, o si podría hacer amigos aquí como los que tenía en Marruecos. Los primeros seis meses fueron muy difíciles y lo único que quería era volver a la que hasta entonces había sido mi vida.

Cuando eres migrante es muy importante tener las ideas claras, porque al estar en un contexto que no es el tuyo, es necesario tomar decisiones con seguridad e ir dando pasos firmes que te acerquen más a tu meta

El proceso de adaptación no fue fácil. No tenia los documentos necesarios para comenzar el colegio, no hablaba el idioma y no entendía como funcionaban las cosas aquí. Afortunadamente tuve acceso a las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística (ATAL), y eso ayudó muchísimo no solo a aprender el idioma sino a integrarme. Más adelante, también tuve la suerte de contar con referentes que significaron mucho para mí; la directora del Instituto Cervantes fue mi profesora, mi amiga y mi mentora, y eso tuvo un impacto muy significativo en mi proceso de integración, por eso, siempre le estaré agradecido. Poco a poco fui avanzando en los cursos, mejorando el idioma y conseguí alcanzar mi sueño de estudiar en la universidad.

Cuando eres migrante es muy importante tener las ideas claras, porque al estar en un contexto que no es el tuyo, es necesario tomar decisiones con seguridad e ir dando pasos firmes que te acerquen más a tu meta. Para mi ser migrante es un orgullo. Pienso que las personas debemos tener una motivación para despertar cada día, la mía como migrante es luchar por mi felicidad y mi bienestar, y tras 20 años creo que estoy en el camino correcto.

Mi sueño es, dentro de unos años, tener una ONG, y poder trabajar haciendo lo que me gusta, que es ayudar y acompañar y de esa forma marcar una diferencia para beneficio de las personas migrantes, y de la sociedad que nos acoge.

A nivel global, la migración ha formado parte de la historia y continuará siéndolo, por lo tanto, de manera colectiva debemos hacer un esfuerzo para obtener los resultados positivos que puede aportar; tales como juventud, cultura, experiencia, costumbres y nuevas generaciones que favorezcan el desarrollo. Aquí en Andalucía está claro que la migración ha aportado crecimiento y dinamismo a la sociedad.

Durante mis años en Andalucía he encontrado que mi vocación es el trabajo social. Habiendo sido beneficiario y posteriormente voluntario, comencé a trabajar en una ONG. Hoy en día, con la experiencia y formación adquiridas, tengo el sueño de crear mi propia organización para poder ayudar al colectivo migrante, fomentar la inclusión y ser un apoyo para aquellas personas que no tienen quien las oriente.

“Comunidad” para mi es un valor importante, basado en convivencia y respeto. Tengo muchos amigos de Andalucía, casi 95%, y también de otros lugares del mundo. Mi experiencia en Andalucía, después de tantos años ha tenido momentos difíciles de los que he aprendido mucho, y momentos muy felices que no cambiaría por nada del mundo. Para mi Andalucía es mi casa, me siento uno más y soy muy feliz de poder estar aquí. Para mi Andalucía es familia, acogida y diversidad.

Mi sueño es, dentro de unos años, tener una ONG, y poder trabajar haciendo lo que me gusta, que es ayudar y acompañar y de esa forma marcar una diferencia para beneficio de las personas migrantes, y de la sociedad que nos acoge.

A las personas que tengan pensado migrar o que lo hayan hecho ya, me gustaría decirles que tengan paciencia, que hagan las cosas con amor y buscando la paz, pero, sobre todo, que no dejen de creer en sí mismos. Esa es la clave para alcanzar cualquier meta.