Día Internacional de la Mujer

Lea el Mensaje del Director General William Lacy Swing con ocasión del Día Internacional de la Mujer 

Suiza – Las mujeres y niñas representan un porcentaje significativo de los migrantes en todo el mundo, y todas ellas viajan con el corazón cargado de esperanza, la mente llena de grandes ideas y la vivencia de experiencias migratorias distintas.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, conmemora con cada una de ellas el Día Internacional de la Mujer de 2018 y se adhiere al tema oficial de las Naciones Unidas: Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres. Nos solidarizamos con ellas y hacemos oír nuestra voz en apoyo de todas las mujeres y niñas migrantes.

En este día, honramos a las mujeres que han trabajado incansablemente para ser escuchadas, mujeres que allanan el camino hacia los derechos y el empoderamiento de la mujer. Haciendo gala de gran fortaleza y resiliencia, estas mujeres arrojan luz sobre la injusticia que, como muchas otras, padecen simplemente por su género.

Las mujeres migrantes desempeñan un papel esencial en el mantenimiento y la reconstrucción de sus familias y comunidades. Ahora sabemos que, en comparación con los hombres, envían a casa la parte mayor de los ingresos que ganan en el extranjero. También sabemos que, dondequiera que estén, asumen más responsabilidades de cuidado de la familia y el hogar que los hombres.

Hoy, como nunca, hay más mujeres en la fuerza laboral, lo que significa que un mayor número de ellas busca oportunidades en el extranjero. De esta manera, contribuyen al desarrollo de sus países de origen, a través de su propio empoderamiento, y al de sus hogares y comunidades en general. En situaciones de crisis, las mujeres suelen ser las primeras en responder. Sin embargo, su inconfundible voz suele pasar desapercibida.

En todo momento, cabe tener presente las ventajas y desventajas que les son inherentes. Y es que su género condiciona cada etapa de la experiencia migratoria, desde su motivación para migrar y seguir adelante durante el viaje al destino final, hasta, para algunas, el regreso al hogar. Es más, muchas mujeres migran en busca de independencia financiera y empoderamiento, para escapar de la pobreza, ampliar sus conocimientos o reunirse con sus seres queridos. Por desgracia, en estos contextos, muchas migrantes afrontan situaciones difíciles debido a la falta de información y el desconocimiento de los puntos de acceso a la misma.

La violencia contra la mujer es un denominador común demasiado habitual, subyacente a los retos específicos que afrontan las mujeres migrantes a lo largo de las rutas migratorias. Tampoco se puede olvidar que la violencia contra la mujer es una manifestación de relaciones de poder profundamente arraigadas y desiguales entre hombres y mujeres que todos debemos condenar.

Como se ha dicho una y otra vez, muchas mujeres sufren violencia, acoso y explotación sexuales por parte de completos extraños, funcionarios gubernamentales, compañeros migrantes e incluso familiares. La OIM condena toda forma de violencia y discriminación contra las mujeres y niñas y exhorta a su erradicación.

El empoderamiento de la mujer conlleva emancipación y libertad para contribuir a la comunidad y a la sociedad en general. La OIM trabaja incesantemente y codo a codo con los migrantes para prevenir y combatir todas las formas de violencia y discriminación de que son objeto las mujeres y niñas, y para abordar los distintos problemas estructurales que las alimentan.

La OIM, organismo que me enorgullezco dirigir, valora la diversidad de las mujeres migrantes y reconoce la importancia de escuchar atentamente sus distintas reivindicaciones. En este empeño, nos esforzamos por lograr su empoderamiento y difundir sus reivindicaciones en pro de la formulación de políticas, prácticas y programas más eficaces de protección y asistencia para todas.

La OIM cuenta con cientos de mujeres de gran talento que trabajan en cada uno de los 169 Estados Miembros de la Organización, así como en decenas de otros lugares en todo el mundo donde la OIM lleva a cabo sus actividades. Muchas de estas mujeres luchan incansablemente para promover los derechos y el empoderamiento de la mujer con miras a hacer de la igualdad de género una realidad.